Selladores de fosas y fisuras de molares

Alternativa en la prevención de las caries de molares infantiles.

Los selladores se comenzaron a emplear en la prevención de la caries en los década del 60. Muchos odontólogos se opusieron pues consideraban que al cubrirse las hendiduras de la superficies masticatorias se produciría la reproducción bacteriana por debajo del material de sellado lo que sería contraproducente en el caso de las caries imperceptibles. Sin embargo, varios estudios han demostrado que la progresión de la caries dentro de la estructura del diente se paraliza cuando se cubre con un agente aislante y el número de microorganismos que permanece confinado es inofensivo para los tejidos dentales. Esto se debe a que al bloquearse la superficie se corta el suministro de nutrientes a las bacterias. Los selladores forman una barrera física entre el huésped y la microflora cariogénica y los nutrientes (hidratos de carbono) en el ambiente oral por lo que las bacterias no sobreviven y por lo tanto la pérdida del esmalte no progresará. Resulta también muy interesante que se ha comprobado que el “peligro” de sellar caries indetectables puede tener un efecto benéfico sobre la detección del proceso carioso.

La superficie masticatoria de los dientes es como un paisaje montañoso con elevaciones y 
<Imgsrc ="Imagen-amplificada-fosa-y-fisura-de-un-molar.jpg" width = "300" height "250" border = "0" alt = "Superficie molar con fosas y fisuras.">
Superficie molar con fosa y fisuras
depresiones irregulares. — La foto parece un paisaje lunar.— A simple vista se presenta como una combinación de cúspides y fosas entrecortadas por hendiduras o surcos llamados fisuras. Estas superficies al chocar armoniosamente con las de los dientes antagonistas se engarzan entre si y actúan como un molino que tritura los alimentos.

Los surcos y las fisuras de los molares y las fosas posteriores de los incisivos superiores proporcionan los espacios o nichos adecuados para la colonización de los microorganismos que producen la caries.

<Imgsrc ="fosa-sellador-fosa-y-fisura.jpg" width = "300" height "239" border = "0" alt = "Superficie irregular de los molares.">
Superficie irregular de los molares
Muchas veces la profundidad de estos hoyuelos impide que aún el cepillado dental más minucioso sea insuficiente para remover las colonias de microorganismos que hacen vida en estas pequeñas casitas y las partículas de alimentos en especial los azucares pegajosos,(los caramelos), de manera que los desaprensivos inquilinos (microorganismos) que habitan en ellas son muy felices, pues tienen todos lo que necesitan para vivir, reproducirse y para colmos liberar sus excrementos ácidos destructores del esmalte que da lugar a la caries y al aumento progresivo de su habitáculo.

La obliteración de las fosas y fisuras de las superficies dentarias por medio de resinas adhesivas que permanecen firmemente unidas al esmalte constituye un 
<Imgsrc ="foto-sellador-fosa-y-fisura.jpg" width = "300" height "239" border = "0" alt = "Oclusión de fosas y fisuras con resina.">
Oclusión de fosas y fisuras con resinas 
procedimiento preventivo y terapéutico de extraordinario valor y vigencia. Las virtudes preventivas de los selladores se debe a que al obstruir las fosas y fisuras se eliminan el hábitat de los microorganismos cariogénicos y se facilita el barrido de las superficies trituradoras por el cepillado dental y la auto limpieza que se produce durante la masticación. 

Prácticamente todos los investigadores coinciden en afirmar que si el contacto íntimo entre el diente y el material sellador permanece integro hay un 99% de reducción de caries de fosas y fisura, por lo que donde hay sellado hermético no habrá caries.

¿Cómo se colocan los selladores dentales?

Para la colocación de los selladores de fosas y fisuras se necesitan pocos materiales y los procedimientos como veremos a continuación son bastantes simples y poco o nada dolorosos. Sólo se requiere el ácido grabador, el adhesivo intermedio y el compuesto a colocar.

<Imgsrc ="fotos-selladores-y-fisuras-uno.jpg" width = "880" height "178" border = "0" alt = "fotos de colocación de un sellador dental">

<Imgsrc ="fotos-selladores-y-fisuras-dos.jpg" width = "880" height "178" border = "0" alt = "fotos de colocación de un sellador dental.">

Se aplica un gel ácido para preparar o grabar la superficie del diente para colocar un gel adhesivo que facilitará la unión con una resina compuesta en las fosas y fisuras. Después de unos 30 segundos de contacto entre el ácido y la superficie del diente se retira con abundante agua y se seca la zona con la jeringa de aire. A continuación se aplica el gel adhesivo y se endurece mediante una luz alógena. Sobre el gel adhesivo se coloca el gel de composite que actuará como material sellador y se endurece con la luz. --Todo listo en poco tiempo y sin ningún procedimiento invasivo.--

En la colocación de selladores la condición más importante para lograr la adhesión es un grabado ácido satisfactorio y un aislamiento adecuado para la colocación del adhesivo intermedio y la resina de compuesta selladora. Muchos profesionales cuando detectamos fisuras con anatomías muy estrechas y profundas donde resulta muy difícil la penetración del sellador realizamos una pequeña ameloplastia con fresa redonda muy pequeña para aumentar la superficie de grabado ácido y con ello la eficacia del sellador. Existen diferentes materiales para ser utilizados como selladores, los más populares son los geles de resinas compuestas. Existen formulaciones como los vidrios ionoméricos, que tienen el beneficio adicional de liberar fluoruros a partir del material restaurador lo que brinda protección adicional. Siempre se prefiere el uso de materiales fotocurados por favorecer la velocidad y simplicidad del procedimiento aunque existen los de autocurados.

¿Cuál es el costo relativo de la colocación de selladores?

Normalmente la colocación de selladores en una arcada dental cuesta menos que obturar una muela con caries. Algunas clínicas dentales ofertan precios módicos, y la mayor parte de las compañías de seguros dentales cubren parte del importe de los selladores, tanto para ofrecer la prestación como porque a mediano plazo tendrán que gastar menos en la atención dental de los pacientes que se les apliquen los selladores. Los selladores a largo plazo ahorran tiempo y dinero ya que cuando se los coloca en el momento oportuno sobre dientes sanos se evita tener que gastar en empastes, endodoncias y fundas protésicas para reparar dientes careados.

¿Cuál es la duración de los selladores?

La retención y duración efectiva del sellador depende de varios factores los más importantes son: profundidad de los surcos, rigurosidad de la técnica de colocación, calidad del material colocado, atrición, etc., Por lo general su promedio de duración es de 4 a 6 años. No obstante, aunque se desprenda alguna parte del sellador no se producirá necesariamente caries aunque si aumentan las probabilidades de que aparezca por ello es necesaria la supervisión profesional de su integridad pues muchas veces es posible repararlos. Los selladores adecuadamente supervisados en los que se comprueba periódicamente que no se han desprendido, fracturado, filtrado o gastados por lo general pueden ofrecer protección eficaz alrededor de diez años.

¿En qué pacientes están especialmente indicados los selladores?

Tradicionalmente los selladores de fosas y fisuras sólo se aplican en los niños pero en los casos de adultos con mucha predisposición a la aparición de caries deben ser considerada como una alternativa. La aplicación de selladores debe formar parte de los programas comunitarios de prevención de caries que consisten el uso de fluoruros, control de placa bacteriana, control de la dieta y una adecuada educación para la salud. Los adolescentes y los adultos jóvenes que son muy propensos a la caries también necesitan la aplicación de los selladores. También son beneficioso en los pacientes que reciben medicamentos que disminuyen la producción de saliva (xerostomía), ya que la boca seca es mucho más susceptible a la caries porque no tiene la acción amortiguadora de la saliva, y además porque disminuyen las tasas de anticuerpos salivales presentes en la boca. Otra indicación es en los pacientes que van a recibir radioterapia para tratamientos oncológicos de canceres de cabeza y cuello donde hay que maximizar las medidas preventivas y por lo tanto los selladores son una alternativa complementaria muy eficaz para la conservación de la salud oral. Otra indicación para los selladores es en las personas que sufren pérdida de habilidades motoras por artritis deformante o cualquier otra enfermedad que reduzca la capacidad de cepillarse los dientes adecuadamente.


¿Cuándo se deben aplicar los selladores?

Los selladores deben irse aplicando gradualmente y no en un paso único. Veamos porqué.
Aunque los selladores pueden aplicarse en los molares temporales en niños de mucha propensión a caries, mala higiene o fosas muy profundas los selladores se aplican generalmente cuando erupción en los primeros molares permanentes antes que aparezcan las caries. Esto cronológicamente se produce entre los cinco y los siete años (molares de los seis años).

Las segundos molares permanentes emergen entre los 11 y 14 años, (molares de los 12 años) por lo que obviamente para esta fecha hay que realizar otra colocación de selladores, y en muchos casos posiblemente antes pues pueden brotar otros dientes que tienen fosas y fisuras también susceptibles de cariarse y por lo tanto también necesitan la protección (premolares). En conclusión que los selladores no se realizan en una aplicación puntual sino que debe hacerse siguiendo la cronología de erupción a fin de asegurar la protección antes que los dientes tengan caries. Muchas veces puede coincidir realizar una obturación por caries con la colocación de selladores en dientes que aún no se han cariado pero que todo indica que lo harán.


Si un paciente tiene selladores puede descuidar la higiene oral.

No, nunca se debe descuidar la higiene oral, ya que quedan las enfermedades de las encías que necesitan del cepillado sistemático y además porque los selladores protegen solamente de las caries de fosas y fisuras, que aunque son las más frecuentes en las edades tempranas no son las únicas pues también existen las caries de los cuellos y los puntos de contactos dentales aunque es posible que al sellarse las fosas y fisuras disminuya la carga bacteriana cariogénica y debe esperarse una actividad de caries en otras localizaciones menos agresiva.

Resumen de las indicaciones de selladores.
  1. Molares permanentes recién erupcionados con fosas y fisuras estrechas y profundas.
  2. Molares temporales con estrías y surcos profundos.
  3. Todo paciente con déficit de higiene oral secundaria a discapacidad psíquica o motora.
  4. Paciente que consuma una dieta alta en carbohidratos y azucares pegajosos (caramelos).
  5. Molares en posiciones donde no llega el cepillado a la superficie masticatoria.
  6. Pacientes que van a recibir tratamiento radiante en áreas de cabeza y cuello o quimioterapia masiva en particular niños afectados de leucemias o linfomas.
  7. Pacientes que presenten xerostomía secundaria a medicamentos o con síndrome de boca seca.
Ventajas adicionales de los selladores.
  1. Son estéticos, y casi imperceptibles porque tienen un color parecido al del diente por lo que son estéticamente muy aceptados.
  2. Son una oportunidad para incorporar a los pacientes a programas de prevención buco dental.
  3. Favorecen los hábitos de asistir periódicamente al dentista con intenciones preventivas que facilita la atención, no sólo de la caries dental, sino de mal oclusiones y periodontopatías.